Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar la navegación de los usuarios en nuestro sitio web
así como para ofrecer publicidad de interés siempre y cuando lo consientas expresamente aceptando este mensaje.
Puedes leer más sobre nuestra política de cookies.

NOTICIAS

ACEITE DE SÉSAMO y ACEITE DE LINO

Foto 1

ACEITE DE SÉSAMO

Se obtiene de la presión de las semillas de sésamo, siendo el de primera presión en frío el de mejor calidad.

Aceite muy aromático y con mucho sabor, se debe consumir en crudo o bien en cocción a bajas temperaturas, ya que al ser rico en ácidos grasos poliinsaturados se deterioran con facilidad al cocinar en altas temperaturas, como en las frituras.

   Destaca su alto porcentaje de:

  • Ácidos grasos monoinsaturados como el Oleico (40,6 mgrs/100 grs)
  • Ácidos grasos poliinsaturados como el Linoleico (42,6 mgrs/100 grs)
  • Muy rico en Vitamina E (4,09 mgrs/100 grs), destacando esta Vitamina por su gran capacidad antioxidante.

ACEITE DE LINO

En este caso el aceite se obtiene de la presión de las semillas de lino siendo esta presión en frío y conservando de esta manera todas las propiedades que nos aporta el lino.

Muy rico en ácidos grasos insaturados tipo Omega 3 (más en concreto en ácidos alfa-linolénico) , esencial para:

  • El correcto funcionamiento del sistema cardiovascular (además de ayudarnos a combatir la  hipertensión, regular el colesterol...) y del sistema nervioso.
  • Propiedades anti-inflamatorias lo que nos ayuda a combatir el dolor, ayuda a tratar artrosis y enfermedades inflamatorias intestinales (también Colon Irritable).

Para conseguir sus efectos basta con ingerir media cucharadita diaria de este aceite.

Se recomienda su consumo en frío (en ensalada, en una tostada, en las verduras,...) y nunca freír con este aceite ya que al alcanzar altas temperaturas, desnaturaliza este aceite y se crean numerosos radicales libres.

Una vez abierto de debe guardar en la nevera, bien cerrado y en un envase oscuro.