Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar la navegación de los usuarios en nuestro sitio web
así como para ofrecer publicidad de interés siempre y cuando lo consientas expresamente aceptando este mensaje.
Puedes leer más sobre nuestra política de cookies.

CONSEJO

CÚRCUMA (CÚRCUMA LONGA)

Foto 1

La cúrcuma es una planta relacionada con el jengibre, ambas de la familia de las zingiberáceas y de la que se consume molido su rizoma (tallo subterráneo).

Además de como especia, aportando un potente sabor a nuestros platos, su uso como planta medicinal tiene mucha importancia:

  • Es un gran hepatoprotector, colagogo y colerético: favorece el drenaje y vaciado de la vesícula biliar, favoreciendo por tanto las digestiones, sobre todo de las grasas.
  • Tiene un gran poder antioxidante, además de ayudar en la formación de antioxidantes por parte del organismo como el Glutatión (que, además de esta función antioxidante, es un gran desintoxicante del hígado).
  • Ayuda a combatir la depresión, la tristeza, el ánimo decaído
  • Tiene propiedades antiinflamatorias probadas (http://farmacia.ugr.es/ars/pdf/197.pdf) por lo que es adecuado para problemas de artrosis, artritis, síndrome del túnel carpiano y demás dolores articulares en general.
  • Es un inmunomodulador que nos ayuda a tener unas buenas defensas sobre todo ante determinados virus.
  • También es un buen carminativo (combate aerofagia...) que mejora la digestión de los alimentos.
  • Está contraindicado (sería recomendable consultar con un médico) si se está tomando anticoagulantes o bien se tiene litiasis (piedras) en la vesícula biliar.
  • Es recomendable tomarla junto con pimienta negra para favorecer la absorción de sus componentes.
  • Se puede añadir a sopas, purés, legumbres, hummus, galletas… y siempre lo añadiremos al finalizar la cocción.