Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar la navegación de los usuarios en nuestro sitio web
así como para ofrecer publicidad de interés siempre y cuando lo consientas expresamente aceptando este mensaje.
Puedes leer más sobre nuestra política de cookies.

CONSEJO

LAS SANDÍAS SON PARA EL VERANO

Foto 1

Estamos en verano y la sandía está en su punto óptimo hasta principios del otoño.

La sandía es uno de los frutos con mayor contenido en agua (91% de su peso y 6% de azúcares) y tiene reconocidas capacidades diuréticas. Consumir sandía regularmente sirve para relajar el ritmo cardíaco y reducir los dolores musculares. Su color rojo proviene del licopeno, un antioxidante que también está asociado a la salud del corazón. Los antioxidantes ayudan a fortalecer nuestro sistema, de ahí la importancia de consumir esta fruta.

Un mayor consumo de sandía puede mejorar el control de la glucemia (la concentración de glucosa que circula por la sangre) y de la dislipemia (alteración en los niveles de grasas en sangre, fundamentalmente colesterol), e incluso, de la hipertensión arterial.

Algunos de los beneficios de comer sandía son: 

  • Los riesgos para el desarrollo de asma son más bajos en las personas que consumen una gran cantidad de ciertos nutrientes. Uno de estos nutrientes es la vitamina C, que se encuentra en muchas frutas y verduras, incluyendo la sandía.
  • Reduce el dolor muscular y mejora el tiempo de recuperación de los atletas, después del ejercicio.
  • Gracias a su contenido en vitamina A, la sandía es ideal para el crecimiento de todos los tejidos corporales, incluyendo la piel y el cabello.
  • Debido a su alto contenido de agua y fibra, ayuda a prevenir el estreñimiento y favorece la regularidad de un sistema digestivo saludable.
  • Al estar compuesto en un 92% de agua y lleno de electrolitos importantes, la sandía es un gran aliado para tener a mano durante el verano y evitar la deshidratación.
  • Como una fuente excelente de antioxidantes de vitamina C y de otro tipo, la sandía puede ayudar a combatir la formación de radicales libres que pueden producir cáncer.
  • Los suplementos de extracto de sandía reducen la hipertensión.

¿Cómo la escojo?

La mejor época para consumir sandías empieza a mediados de Mayo y termina a principios de Octubre, estando en su punto óptimo durante los meses de verano.

¿Cómo la conservo?

Si has comprado una sandía que no está lo suficientemente madura, puedes hacerla madurar en tu casa guardándola en una habitación fresca y seca.

Para conservar bien una sandía mantén la pieza alejada de la zona más fría de la nevera y tápala con un paño. Sácala de la nevera unas horas antes de consumirla para que recupere su sabor y su aroma.

ZUMO DE SANDÍA CON JENGIBRE:

Ingredientes:

  • 1 kg. de sandía.
  • 2 cucharadas de jengibre fresco molido.
  • Unos hielos.

Elaboración:

Poner la sandía y el jengibre en el vaso de la batidora, batirlo. Añadir los cubitos de hielo y picarlo fino hasta conseguir una bebida fría.